Dormitorio infantil en juvenil: ¿cómo transformarlo?

renovar dormitorio infantil a juvenil

Más rápido de lo que pensamos, los niños dejan la infancia atrás y, con ello, sus gustos y necesidades se transforman rápidamente. En lugar de requerir una habitación con protección en las esquinas y un baúl de juguetes, comienzan a demandar un espacio propio donde puedan reflejarse sus preferencias y sentirse a sus anchas. Pensando en esto, te damos las claves para convertir un dormitorio infantil en juvenil.

Dejar atrás los motivos infantiles

Seguramente la habitación de tu hijo o hija tiene dibujos para niños en las paredes, ya sean sus personajes favoritos o ilustraciones de nubes, bebés, estrellas u otros similar. Este estilo ya no combina con un preadolescente o adolescente, pero ¿qué debes hacer para cambiarlo?

En primer lugar, habla con tu hijo para saber si tiene alguna preferencia sobre el color de las paredes. Quizá debes guiarlo en esta elección para evitar tonos demasiado oscuros o estridentes que podrían afectar la iluminación del dormitorio, pero lo importante es que él o ella se sienta cómodo con el color seleccionado.

Prestar atención a la iluminación

Una buena iluminación será necesaria tanto en dormitorios con paredes claras como oscuras. Las cortinas y persianas juegan un papel esencial en esto, además de aportar una imagen más adulta y sobria a las habitaciones, justo lo que necesitas para esta remodelación.

Por ejemplo, la cortina enrollable roller duo clásica cumplirá su función de cubrir la ventana y dar privacidad, al tiempo que aporta un toque de estilo gracias a su diseño de rayas. Si lo que tu hijo quiere es dormir en las noches sin la molestia de luces exteriores, te recomendamos la cortina enrollable blackout, mientras que el modelo de persianas de semi madera es ideal si buscan un estilo más natural y fresco.

Adquirir muebles para almacenaje

Aunque tu hijo o hija ya no necesita un baúl de juguetes, sí tendrá más ropa, zapatos y artículos escolares. Por ello, reemplaza los accesorios de su infancia por muebles funcionales que sirvan para guardar, aprovechar mejor el espacio del dormitorio y evitar el desorden. Incorpora una o varias de estas opciones:

  • Zapatero vertical para colgar detrás de la puerta o en el clóset.
  • Un puff que contenga un baúl interno donde podrá guardar sus libros o chaquetas.
  • Repisas de pared que permitan aprovechar el espacio en vertical para libros, figuras coleccionables o plantas.
  • Un cabezal de cama que incluya una repisa, donde podrá colocar sus aparatos electrónicos o las cosas que necesite utilizar antes de dormir y al levantarse.
  • Muchos ganchos para colgar la ropa en el clóset y encontrarla más fácilmente.
  • Un perchero para colgar chaquetas, mochilas o la ropa que utilizará al día siguiente.

Renovar habitación

Seleccionar la cama perfecta

Tu hijo seguirá creciendo, así que es momento de dejar atrás la pequeña cama infantil por una de mayor tamaño. Dependiendo del espacio de la habitación, podrás optar por una de plaza y media o dos plazas. Esto sí, te recomendamos comprar de forma inteligente para aprovechar al máximo los metros de la habitación. Por ello, en lugar de adquirir un box o una cama de madera tradicional, inclínate por aquellos modelos que contienen cajoneras debajo o en los laterales; de esta forma, añadirás otros espacios de almacenamiento.

En caso de dormitorios pequeños, una buena opción es adquirir una cama abatible o plegable que permita aprovechar el espacio durante el día para otras actividades.

Reorganizar y personalizar el mobiliario

Es posible que algunos de los muebles que ya tengan aún sirvan para la habitación adolescente, como un librero. Para renovarlo, pueden customizarlo del color que tu hijo prefiera o, simplemente, cambiarlo de lugar en la habitación.

Agregar un espacio de estudio

Aunque cuentes con una sala o living espaciosa, tu hijo adolescente preferirá pasar gran parte del tiempo en su habitación. Para hacerle más cómoda la tarea de cumplir con las asignaciones escolares, adquiere un escritorio y una silla ergonómica. Podrás sacarle aún mejor provecho si seleccionas una mesa que contenga cajones laterales o que incluya una repisa superior para tener en orden y a mano todo lo que necesite.

No olvides integrar sus gustos

Los consejos anteriores te ayudarán a lograr que la habitación sea más adecuada para la nueva etapa que tu hijo inicia, así como adaptarte a sus nuevas necesidades. Sin embargo, no debemos olvidar lo más importante: él o ella. Por este motivo, presta atención a cuáles son sus gustos y preferencias a la hora de elegir colores, estilos y complementos.

Es cierto que tonos neutros combinan con todo, pero puede no ser lo que tiene en mente. Quizá es muy aficionado a un tema (animales, música, superhéroes, películas y series, etc.) o tiene una afición que quiere seguir desarrollando. Piensa en esto a la hora de elegir el mobiliario, los complementos y los accesorios. Es necesario que tu hijo esté cómodo y tranquilo en este nuevo espacio de la casa y, sobre todo, que sienta que representa sus gustos y actitudes.