Desinfección de cortinas enrollables en tiempos de pandemia

Cortina enrollable

Sin duda alguna, las cortinas roller son unas de las que más se utilizan para decorar ambientes, debido a su fácil manejo y diseño simple. No obstante, puede llegar a ser un desafío limpiarlas, en especial en esta época en donde hay que hacerlo debido al coronavirus.

Desde su aparición, las cortinas enrollables se han vuelto una muy buena alternativa a la hora de decorar hogares modernos. Su diseño minimalista y su fácil manejo la convierten en una gran opción para reemplazar las viejas cortinas corredizas.

Sin embargo, a la hora de lavarlas pueden surgir ciertas dudas de cómo hacerlo para no dañarlas en el proceso. Hoy en día, se hace muy necesario que las personas realicen este proceso con regularidad, ya que las cortinas son una superficie de contacto que también puede albergar el coronavirus. Lavarlas no es tan difícil como parece.

Identifica el material de tu cortina

Lo primero que se debe hacer es averiguar de qué material esta hecha la cortina enrollable. Por lo general muchas contienen poliéster o PVC, que son materiales muy fáciles de limpiar, no así el algodón, por ejemplo.

En el caso de que la cortina roller sea, “en teoría”, no lavable, no significa que no pueda ser desinfectada o limpiada. Para hacerlo, lo primero que debe hacerse es desmontar cuidadosamente la tela del dispositivo que la mantiene sujeta a la pared. En algunos casos será necesario desatornillar algunas cosas, pero en otros no.

Para limpiar la cortina, estírela sobre una superficie plana como una mesa y con paño humedecido con agua tibia y jabón, proceda a quitar las manchas a la vista y los rastros de suciedad. Para secar, simplemente déjela a temperatura ambiente unos minutos.

Si la cortina es lavable

En el caso de que la cortina enrollable sí pueda ser lavada, el proceso de limpieza es parecido al anterior, pero con mayores licencias. De igual forma, primero hay que desmontar la cortina y luego colgarla en un tendedero o estirarla sobre una superficie limpia y plana.

Luego, se debe aplicar cuidadosamente sobre su superficie un poco de agua tibia o caliente. Tras ello y con una esponja suave, hay que aplicar jabón o detergente no abrasivo y refregar suavemente hasta limpiar toda la cortina. Finalmente, para enjuagar, hay que volver a aplicar agua hasta remover toda la espuma que se generó.

Para el secado, lo mejor es estirarla o colgarla para que seque a temperatura ambiente. Nunca directamente al sol. Esto puede dañar los colores de ciertas cortinas, disminuyendo su intensidad. Pueden secarse con un secador de pelo, pero no a la máxima potencia ni temperatura.

Limpiarlas sin desmontar nada

Hay ciertos casos en los que no tenemos tiempo para lavar las cortinas con regularidad. No obstante, es recomendable desinfectarlas cada dos o tres días, con algún producto que tenga la capacidad comprobada para ello.

El alcohol, diluido en una mezcla que posea un 70 % de este elemento con un 30% de agua, es un compuesto efectivo que combate al coronavirus. Este puede aplicarse con un rociador simple por ambos lados de la cortina, teniendo especial cuidado en el lado que da a la calle, ya que en este puede estar impregnado el virus.

Algunas salvedades

Como precaución, evita lavar este tipo de cortinas en lavadora, ya que pueden resultar muy dañadas en el proceso. Por lo mismo, evita también el uso de la centrifugadora. También, no ocupes materiales muy fuertes a la hora de desinfectarlas, como el cloro o lavandina, que es capaz de desteñirlas y arruinarlas por completo.